DigoDiego o los políticos y el twitter

  fanetin   Dic 18, 2013   Blog, News / Política   0 Comment

Hoy ha habido una conmoción en la fuerza de la política y las redes. La Fundación Civio, gente a la que no puedo más que admirar, han sacado una nueva herramienta de nombre Digo Diego, y con esta pinta:

Screen Shot 2013-12-18 at 14.41.41

La herramienta se encarga de capturar tweets que publican nuestros representantes y que son borrados posteriormente. Estos tweets son archivados y representados en la web. La web los segmente y representa por partido y/o cargo. Ni más ni menos. Ni más ni menos. Este desarrollo está basado en la web norteamericana Politwoops.

Este estreno ha traído una acalorada discusión en las redes, algunos problemas de sobrecarga del servidor que acoge la web, e incluso un post de César Calderón, experto en redes, Open Government y tecnología próximo al PSOE, donde comentaba la web, y la criticaba entendiendo que iba a perjudicar a la espontaneidad y la inmediatez de los tweets de nuestros representantes, en el sentido que estos, al saberse ya permanentemente documentados para la posteridad iban a autocensurarse, supongo. Cosa que en cualquier caso ya pasaba más o menos por cierto, con la celeridad de la comunidad capturando pantallas y con Favstar y otras herramientas.

Yo no puedo más que saludar este nuevo desarrollo y aprovecharlo para volver a reivindicar uno de mis temas del abuelo. Uno de esos temas de los que hablo una y otra y otra vez: la realidad en la política. El ciudadano está harto de teatros, de convenciones, de esperpento. Queremos políticos que sean personas, que se equivoquen. Y que corrijan.

¿Qué problema hay que un político meta la pata en un tweet? A mí me pasa de vez en cuando. Estoy deseando leer un tweet tipo: “Lo siento, me he calentado. En realidad opino que bla bla bla. Diría que no volverá a pasar pero mentiría…” o algo así después de una metida de pata de las que hay. UN POCO DE REALIDAD. por el contrario, se nos siguen (intentando) ocultar. Haciendo como que no existen.

Yo soy el primero que soy capaz (o no soy capaz pero lo hago…) de tener tres ventanas abiertas más la radio mas… y estar trabajando, y NUNCA un político en el congreso al que se le haya escapado un tweet tipo: “Felicidades, has hecho 523355 puntos en BOOBLE SHOOTER” en mitad de una sesión va a reconocer: “Mira, llevo aquí 12 horas y necesito desconectar 15 minutos“, o “Puedo hacer dos cosas a la vez“, o…

Al primero que lo haga, me temo que nos lo cargamos, claro. Pero tal vez sea el camino. Desde luego, se ganaría mi respeto.

A esto le sumaría el problema, y aquí le lanzaría un ‘ping’ a César, de que nuestra clase política no acaba de comprender que las redes sociales son algo más que un medio barato y rápido de lanzar propaganda. Donde su mensaje se puede multiplicar de una forma exponencial y llegar a mucha gente de forma casi instantánea…  Amigos, lo bueno, de hecho, lo que hace que las redes sociales sean redes sociales es que son de dos direcciones. La comunidad os puede responder. Os va a responder. Y debéis estar ahí, que para algo sois nuestros representantes. No se trata solo de escupir propaganda. Son útiles, claro. Baratas. Ya ves… No podéis prescindir de ellas. Pero tenéis que atenderlas y dialogar. Tenéis que exponeros, equivocaros, aprender… Vamos, lo normal.

Bueno, resumo que me lío y me enrollo.

  • Digo Diego, bien.
  • Los tweets, sólo son eso: tweets, y no pasa nada si te equivocas en uno, aunque seas político. Eso sí, reconocerlo y comportarte de una forma normal, algo ayudaría.
  • Y las redes sociales son eso: redes sociales.

Disculpad lo desordenado de este post. Salgo de viaje y no quería dejar de opinar. Es lo que tiene internet y las redes sociales: nos pone al mismo nivel a Mariano Rajoy, la Fundación Civio, César Calderón o a mí. O a ti, vaya. Que abajo puedes comentar. 😉

Salud!

 

 

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*